Hanuman Chalisa

Hanuman Chalisa

40 versos en glorificación a Hanuman. Autor: Tulasidas.
Traducción al español: Srila B.V. Atulananda Acarya.

1.- Con el polvo de los pies de mi guru limpio mi mente,
Y canto la gloria de Raghu que bendice clemente.

2.- Soy de escasa inteligencia, por lo que pienso en Pavan Kumar,
Para que me dé sabiduría y me libre de todo mal.

3.- Jay Hanuman, mar de bien y de saber,
Jay Kapi, que iluminas todo haber.

4.- Firme mensajero de Ram,
hijo de Anjani y de Pavan.

5.- Poderoso cual rayo de Indra,
el mal sentimiento eliminas.

6.- Tu ser es resplandeciente,
con largo cabello y pendientes.

7.- portas el estandarte y el rayo,
y luces un cordón sagrado.

8.- Eres Sankar, dulce morada,
tu poder los mundos alaban.

9.- Eres fuente de todo saber,
de Ram el siervo fiel.

10.- De tu Señor gustas siempre oír,
Ram, Laksman, Sita están en ti.

11.- Ante Sita apareciste humilde y pequeño,
mas a Lanka, enorme, prendiste fuego.

12.- Poderoso venciste a los asuras,
serviste a Ramachandra en forma pura.

13.- Salvaste a Laksman con la Sañjivan,
y Raghu te abrazó con alegría.

14.- Raghupati te mostró Su gracia,
al decir que te ama como a Bharata.

15.- Por miles eres alabado,
diciendo que Ram te ha abrazado.

16.- Sabios como Sanaka, Brahma,
Saraswati, Ahisa, Narada,

17.- Yam, Kuver, los Digpals, alaban tu ser,
¿cómo este pobre poeta lo podrá hacer?

18.- El sol tomaste de un salto augusto,
pensando que era un dulce fruto.

19.- Llevaste en tu boca el anillo de Rama,
no sorprende que el océano cruzaras.

20.- Toda carga se aliviana,
con tu graciosa mirada.

21.- Eres el guardián a la puerta de Ram,
sin tu permiso nadie puede pasar.

22.- Se halla en ti alegría y bien,
contigo no hay nada a temer.

23.- Solo tú posees poder tan extremo,
solo tú con tu voz de trueno.

24.- Los fantasmas emprenden su huida,
ante tu nombre de Mahavira.

25.- Todo dolor y enfermedad,
se aleja del nombre de Hanuman.

26.- Quien lo recuerda en toda ocasión,
se salva en cualquier situación.

27.- A todo el que adora a Sri Rama,
toda adversidad le allanas.

28.- Quien se acerque a pedirte un deseo,
lo tendrá satisfecho de lleno.

29.- En cada yuga se proclama tu gloria,
ésta se canta en la creación toda.

30.- A santos y sabios amparas,
¡oh, ángel amado por Rama!

31.- Los ocho siddhis puedes otorgarlos,
los que de Janaki te fueron dados.

32.- Posees el poder del bhakti por Ram,
eres el discípulo que Él ama más.

33.- Por cantarte uno alcanza a Sri Ram,
y nunca más retornará.

34.- Si al morir va uno donde Raghuvir,
nacerá como un bhakta de Hari.

35.- No adores a ningún otro Deva,
Hanuman otorga dicha plena.

36.- Se libera de toda contingencia,
quien lo recuerda y reverencia.

37.- jay jay Hanuman Goswami,
siendo mi Guru, sálvame.

38.- Quien canta este Chalisa cien veces,
se libera del nacimiento y la muerte.

39.- Quien lo canta con regularidad,
será bendecido, dice Sankará.

40.- Tulsi das es un siervo de Hari,
y ora diciendo: “permanece en mí”.

Canto de Sri Rama

Canto de Sri Rama

Oro primero y medito en los sadhus,
que así bendecido sea un día yo cualificado.

Cerca está el bhakti que otorga dicha suprema,
concéntrate y escucha lo que hoy se te entrega.

Abandona tu ego y realiza guru-seva,
Brahma, Visnu y Siva, habitan en gurudeva.

A quien Me adora con corazón puro y Me alaba,
se le agracia con la dicha del seva a Sri Rama.
Mantén profunda fe en lo que te revelo,
y canta siempre el santo Nombre del Supremo.

Controla tus sentidos, sé de carácter recto,
no cedas a tu mente, guarda siempre Mi consejo.

Recuerda que Dios está en todos y a todos respeta,
pero más que a Mí mismo a los santos reverencia.

Estar satisfecho es clave de felicidad,
por lo que nunca busques faltas en los demás.

Vive siempre simple, con conducta honesta,
fija tu fe en Mí, con toda firmeza.

Sin importar cuanto mal ahora pasas,
nunca te indignes ni pierdas la esperanza.

Quien sobre Mi bhakti guarda esto en su memoria,
tendrá sin duda Mi misericordia.

Anacaona

Anacaona

Anacaona, heroica Reina,
Anacaona, brilla aún tu gloria.

Hubo una mujer muy bella,
cuenta así la historia,
llamada Anacaona,
noble, valiente guerrera.

Cuando a esa Flor de Oro,
la deseó el invasor,
con amistad y amor,
quiso ella responder a esa sed
de riqueza y poder.

Tu río, tesoro y sol,
todo te fue deseado,
todo ha sido vejado,
no está más ya tu valor.

Fue Ovando y su bando,
con sus perros, fuego, caballos,
los que fueron desangrando,
a tu pueblo amado,
con tus hijos cual niños,
que solo querían amar.

Y clavaste en tu corazón la daga,
de la castidad, libertad y honor,
reina heroica hasta hoy se aclama,
tu triunfo sobre el español.

Tributo también a Caonabo,
Tu heroico esposo guerrero,
Por tu enemigo traicionado,
Grande sea vuestro recuerdo.

__________________________________

Donde hubo una flor,
Clavaron un puñal,
Donde brilló el oro,
Quedó la sangre de un niño.
Arrepiéntete europeo,
De tanto crimen cometido,
De tanto loco deseo,

Llegaste a un paraíso,
Mas tu sed por el oro,
Eclipsó toda bella ,
Y solo dejaste el lodo,
De tu diabólica cultura.

Aquí oro, oro, oro, aquí lloro, lloro, lloro

Aquí oro, oro, oro, aquí lloro, lloro, lloro,
por los que lucían plumas,
besaban su tierra sagrada,
Por los que reciben bala,
los que hemos dejado pobres,
por los que aún nos llaman,
“sus hermanitos menores”.

Aquí oro, oro, oro; aquí lloro, lloro, lloro
Aquí oro, oro oro; oro al Señor del cielo,
¿Qué hizo ese inocente? ¿Por qué en ese infierno?
Ven pronto, sé clemente; es mi humilde ruego.

¿Qué han hecho estos inocentes? Solo Tú, Señor, lo sabes,
Los llevas donde Tu gente, donde aquellos que los amen.
Vive abatido el hombre, en muy horribles ciudades,
Veo caer en nosotros, el peso de esa invadida sangre.
Veo caer en nosotros, el peso de esa abusada sangre.

Cuida, cuida el nativo hermoso, cuida el río y su lago,
cuida el cerro, es sagrado, todo lo que da reposo.
Cuida, cuida el nativo hermoso, ya quitarán de sus manos,
todo lo que era nuestro, todo lo que tanto amamos.

Sé que nos recibiste con un abrazo
Sé que nos sonreíste cuando llegamos
Sé que nos dieron oro a cambio, de espejos rotos
Sé que nos pagaron por “cazarlos”. ,
Por encarcelarlos y exhibirlos en tierra europea.

Sé que trajimos morenos como esclavos,
que fueron torturados y vilmente vendidos.
Para que el hombre blanco ponga azúcar en su té,
se quedó sin alma usted, sin familia ni tierra;
hoy somos la alcurnia ya ve,
nos quedamos hasta con tus pisadas;
llevamos sangre hermana, del mismo rojo el color,
del mismo blanco el alma, que a ti te niegan,
con tus tierras y plegarias, tus sentires y bandera,
con la que invitas a que vengan los que aman.

Sé que hemos sido malos, que nos bañan mil pecados,
¿Qué hacer?, quiero ser tu hermano, devolverte ese abrazo,
que hace quinientos años, te costó, a ti, la muerte.

Mira nuestra suerte,
somos nosotros los que ahora pagamos,
sirviendo como allegados
a esas empresas que hoy invierten
en las tierras que cruelmente les robamos.
Guerra fría disfrazada, de globalización, libre comercio,
nos dejarán sin nada, los que ostentan altos puestos.

Sé que hemos sido malos, que hicimos mil pecados.
¿Qué hacer?, quiero ser tu hermano, devolverte ese abrazo,
que por ahora no darlo, perdemos la vida.