La flauta de Krsna

La flauta de Krsna
1
Su bella sonrisa, de dulce amor,
se hizo música,
la que emanada del recto y sencillo bambú,
originó universos,
con almas vestidas de materia…

Y esa música de amor,
esa sonrisa amorosa vuelta mágica melodía,
llena el éter de ese Su creado espacio,
queriendo despertar las conciencias que yacen dormidas…

Desde el molusco llama,
hasta el cielo de los devas,
sin dejar escapar a nadie del amoroso encuentro…
Allá arriba, están Sus brazos abiertos,
aquí abajo, hermano,
la sonrisa siniestra y la guadaña…

Viaja el sabio en esa música.
En su vida, todo se ha vuelto encanto.
Te invita siempre a escuchar Su sinfonía,
la que en el planeta Sol, un día fue entonada…

Abraza universos, hombre de piedra,
bípedo salvaje, neciamente engreído;
abraza amores, hermano querido,
dormido en las fauces de la burguesía…

No te dejes marchitar, no te dejes herir,
sé amable, no seas violento,
prueba la droga del amor divino,
prueba la luz del recóndito misterio,
gracias al cual, ¡eres ser vivo!

2

Te invito a cantar, te invito a sentarte,
ven a contemplar el regalo de nuestro Tata lindo…
Tienen para ti su elenco esas nubes,
que danzando navegan en el cielo infinito…
Para ti se ha formado esa bandada de pájaros,
para ti los jardines naturales han hecho racimos…

Todo ello, ¿sabes?, porque hay un Ser que te ama,
pero no has salido a encontrarte con Su dulce caricia,
no fuiste a probar la corriente del río,
no has salido a rozarte con el silbido del viento…

No montaste al caballo, no abrazaste al cordero,
no te llevó el padre buey en su mansa carreta,
no arrancaste la papa, no cortaste la fruta,
no descubriste tú también el oculto regalo de la tierra…

Todo lo sacamos de un “súper” mercado frío,
en una bolsa de plástico nos plastificaron,
en una botella de plástico te llevas llorando a casa
el canto del río,
y en música envasada escuchas el trino
de tu hermano pajarito…

Eres un profesional, eres un empresario,
que sueña contar un día con un jardincito florido;
llenos de envidia sacamos de su terruño al campesino,
para forzarlo a vivir en sucios suburbios,
y que atiendan las necesidades del urbano egoísmo…

¡Y a pagar el precio del dolor se ha dicho!
Por ser fieles serviles del poderío empresario…
¿Dónde está la tierra, dónde está la leche,
dónde se han ido los buenos hermanos?

¿Dónde está el buey, dónde está el caballo?
La avioneta asesina no mutiló a tu hijo en el vientre
con su lluvia química,
por eso te duermes frente al televisor encendido,
y te burlas del amargo grito del desposeído….

3

Y así dormido, te pierdes,
hermano, se te va otra vida…
Pasas la existencia como muerto,
sin haber en verdad amado…

¿Por qué no das tu dulce fruto?
¿Por qué no aprendemos del insecto abejita?
¿Por qué no somos estrella que brilla?
¿Por qué no somos sol que alumbra y tempera?

Para ti, hermano, para ti está la sonrisa del Amado.
Para ti sopla Él su dulce flauta exquisita.
¡Es como un beso eterno!
¡Es como un beso eterno e infinito!
Curvado en tres, como la senda del amor al que te invita.
¡Es el destino de toda existencia!

Con Su música te busca.
Con Su sabiduría te alienta.
Con Su amor te da la vida.
¿Cómo olvidamos tan rica herencia?
¡Que nada apague el fuego de tu espíritu!

Aventúrate por esa senda, hermano querido,
hermano callado, hermano en el olvido.
Recorre la senda del amor de acuerdo a
tu clamoroso pálpito interno.
¡Mira la riqueza de tu ser!
¡Mira que ya eres rico!
Sólo el de escaso espíritu te señala como pobreza
esa misma riqueza abrazada por los cristos.

(Sri Krsna sonríe pícaramente y lleva Su flauta a Sus labios,
anticipando Su encuentro con Sri Radha…
Y con esa misma sonrisa, y con esa misma flauta,
crea los mundos y nos llama…)