El hombre imaginario

El hombre imaginario

(En respuesta “Al Hombre Imaginario” de Nicanor Parra)
El hombre imaginario, olvidó su ser
Subió a las terrazas
Se fue por los tejados
Revisó las galaxias
El número lo aturdió
El hombre imaginario, olvidó su ser
Se adentró en el callamperío
Fue papá guarén
Cumplió todos sus sueños
Pero ninguno resultó
El hombre imaginario
Perdió su destino
Se creyó el centro
Envidió lo perfecto
Olvidó el amor
El hombre imaginario
Fue esclavo de caprichos
Buscador de espejismos
Ganador de títulos
Sí, fue elogiado, felicitado,
Le tomaron fotos
Grabaron su experiencia
Escribió libros, fundó escuelas
Mandó a sus hijos a los mismos panteones
Y a los mismos cementerios
Tuvo casas, formó familias,
Aniquiló fauna, flora, pueblos enteros
Se proclamó rey, impuso leyes,
Sus leyes, siervas de su codicia y egoísmo
Se autodenominó el centro y aprobó genocidios
Imprimió billetes, estrujó el ambiente
Voló con buitres y vampiros
Se armó, devastó,
Buscó el poder, la fama, la soberanía
Es el hombre imaginario
El que se cree hombre o mujer
Mas que aborrece ser hermano,
ser amigo, ser refugio, ser armonía, ser sabio,
El que se niega a entender
Es el hombre imaginario
Se cree hombre, mas no lo es
Es solo un hombre imaginario
Que nunca aprendió a ser