Sri Caitanya Mahaprabhu

mahapHace unos quinientos años
En la provincia de Bengal
Advino el avatar dorado
Quien propagó el Harinam.

Sus brazos eran largos
Sus ojos como lotos
Hizo mil milagros
Hizo mil devotos.

«¡Canten el santo nombre!
-Fue su continuo predicar-
Pues Su potencia esconde
Todo lo deseable a lograr…»

Recorrió toda la India
A todos dio su cantar
El nombre de Krishna, Govinda
Resonaba a su pasar.

Sabios, reyes, mendigos
Se unieron a su redil
Todos eran recibidos
Y cantaban fuera de sí­.

Conocedor de los Vedas
Desde su tierna juventud
Dió la esencia verdadera
De todo saber y virtud.

«La meta suprema
Es el amor por Dios
Toda alma es la eterna
Sierva de su Señor…

No busquen placer en la tierra
Pero sí­ limpien su corazón
Extasis puro les espera
Si llevan vida de devoción.

No traten de enseñorearse
Eso es mundo de explotación
Son siervos, deben dedicarse
A cumplir el plan superior.

Sólo la devoción conquista
El interés del Supremo Ser
No riqueza, vida erudita,
Ni aristocracia ni poder.

¡Vuelvan sus vidas alegres!
¡Canten fuerte Hari Hari!
Den la espalda a los placeres
Lo temporal llama al sufrir…

Sé humilde como la hierba
Tolerante como el árbol
Respeta aíºn al que te hiera
Y así­ ensalsa al Amado…»

Aun las fieras de la selva
Se unieron a su cantar
No hubo un alma que pudiera
Resistirse a tanto amar.

Ricos, pobres, juntos vení­an
A su canto y danza jovial
Mil platos se repartí­an
De alimento espiritual.

Mahaprabhíº mismo serví­a
Mucho mucho a cada uno daba
Mucho más de lo que podrí­an
Comer cinco de buenas ganas.

«Este alimento es prasadam
Misericordia del Señor
Da amor, destruye el karma,
Despierta la devoción.

Por el control de la lengua
Se vencen mente y sentidos
El sabio así­ recomienda
Ocuparla en redimirnos.

La lengua gusta sabores
La lengua vibra sonido
Coman y canten el Nombre
Coman ésto que es divino…
Dió la Verdad más profunda
En la forma más sencilla…
Aprovecha, alma, tu fortuna
Llena tu ser de alegrí­a.

Hay un mundo para cisnes
De cielo azul, lagos claros
Ve tíº, y a otros miles
Verás volar a tu lado.

Toma el Nombre, toma el Nombre
-Sri Chaitanya nos decí­a-
En el mundo no habrá donde
Este canto no se diga…»

Al occidente lo trajo
Un emisario espiritual
De India vino en un barco
Para darnos el cantar.

Regocija tu alma
¡Oh lector!¡Amado ser!
Toma el Nombre, alma alba,
A ti deseo, todo bien…

Sol Consciente

surya1El rayo de sol Toca el mar, la montaña
Pero su hogar, en realidad
¿Dónde se haya?

Así­ tu yo, es hijo del sol,
Consciente
Qué haces aquí­, en este mundo,
Inerte.

No eres tú,
Un niño de este suelo.

SRINVANTU VISVE…… AMRITASYA PUTRA

¡Oh hijos del néctar!
Sois hijos del néctar inmortal
Y no se deben conformar, con nada más.

Tocas aquí­ la piedra y la muerte
Pero tu hogar está en el sol consciente
¿Qué haces aquí­?
En este mundo
Inerte.

Señor reclámame como tuyo

gopalpor Srila Sanatan Goswami
(adaptaciones por Srila B.V. Atulananda Acarya)

¡Oh mi Señor! quita mi vistoso ropaje de orgullo
Como hiciste con las cándidas gopis de Vraja.
¿Para qué mi corazón, si no para hacerlo tuyo?
Mi Señor, ¿no harás en él, acaso, Tu morada?

¿Lo dejarás como reino sin soberano?
¿O como una novia sin esposo?
¿No serás de este huérfano el amo?
Señor Mí­o, ¿no me darás reposo?

¡No, no! yo sé que Tú me escuchas cuando imploro.
Cuando siento que mi corazón se debilita,
Que vienes de incógnito a darme socorro,
Y me otorgas el don que mi alma necesita.

Como un pobre hombre que de sed padece
Como la mariposa de luz que por la estrella suspira
Como el descarriado que en el mal se guarnece
¡Con tal intensidad a Ti, se aferra mi vida!

¡Ah! Tu enloquecedora y juguetona sonrisa
La belleza alegre y fresca de Tu mirada
¡De Tus lóbulos penden y Tus mejillas acarician
Deslumbrantes pendientes en forma de makara!

Decora Tu frente un negro rizo
¡Hermoso es Tu rostro, de belleza sin par!
Besan la flauta Tus labios benditos,
Tu cabeza adorna una pluma de pavo real.

Ataviado con la belleza de la eterna primavera
Que por Tu refulgencia siempre luce florecida
La sinuosa forma de tres curvas asumes y anhelas
Robar el ávido amor de Tus gopis amigas.

¡Oh mi esperanza, mi descanso y mi deleite!
Las sombras se arrastran, la noche es oscura,
Todos duermen, mas yo estoy presente
Y mi corazón languidece por Tu ternura.

Largo tiempo he pasado en Tu búsqueda
Inquieto aguardo, derramo lágrimas por Ti.
¡Mi Señor! No te alejes de mí­ nunca
Que sólo a Tus pies de loto puedo yo vivir.

¡Oh! me parece escuchar Tu mí­stica flauta
En el murmullo del arroyo y en las olas del mar.
Te asomas y desapareces, me dejas, me apartas
La angustia de la separación, me empieza a quemar.

Cuando todo está oscuro en mi alrededor,
Tu nombre enciende una luz dentro de mí­
Recorro las cuentas que mi guru me dió
Y en consuelo me dicen: «estoy junto a ti.»

Ungido con el polvo de los pies de las gopis
Me refugio en el canto del Hare Krsna nam
¡Oh maravilla! la dicha insondable nadie conoce
De quien Tu santo nombre tiene, como único hogar.

La esperanza teje un nido en mi pensar codicioso
Como el chataka que sólo apaga su sed con la lluvia:
Hasta el último aliento de vida esperaré ansioso
¡A que reclames el derecho sobre esta alma Tuya!

Poema a Srila Harijan Maharaj

harmA Srila Harijan Maharaj, en conmemoración al dí­a de su regreso al Divino Hogar

Mi saludo a ti, mi mí­stico hermano,
Por Srila Prabhupad, en el Infinito reunidos,
Nacimos en paí­ses lejanos,
Nos relacionaron ideales divinos…

Tú fuiste general de combatientes,
Llevando el estandarte de la victoria,
Te acongojó la humanidad sufriente,
Vestiste el azafrán de la aurora…

Donde tú ibas, iban los cantos,
Donde tú ibas, Krsna pisaba fuerte,
No te compraba el agasajo,
No le temí­as a la muerte…

Tú ibas quebrando el ego,
Tú ibas de humildad acompañado,
Tú eras el amigo verdadero,
Tú eras el regocijo de los sadhus…

Tu andar, era un ataque a maya,
Tu hablar, una bendición divina,
Tu amor, la ignorancia apartaba,
Eras mi codiciada compañí­a…

Sí­, tu amor le habló de pureza a los puros,
Tu amor llenó de ideales al valiente,
Tu amor enseñó, que no hay amor en el mundo,
Tu amor amó al Guru,
Tu amor, fue clara vertiente…

Sí­, tu amor fue un gran amor,
Sí­, tu amor fue el orgullo del bhakti,
Tu amor era sabio, sin decepción,
Tu amor no dejaba, resquebrajarse…

Yo te vi salir con tu bolso con libros,
Para que el fuego del sankirtan se mantuviera,
¡Oh, brahmana vaisnava! ¡sannyasi divino!
¡Oh, si seguir tus pasos pudiera!

Si seguir tus pasos pudiera,
Tendrí­a yo mi corazón tranquilo,
Podrí­a cumplir con Gurudeva,
Podrí­a yo ayudar en tu alivio…

¡Oh, hermano!, ayúdanos a mantener tu fuego encendido,
Ayúdanos a seguir manteniendo tu canto,
Ayúdanos a seguirte en tu triunfal camino,
Ayúdanos tú, ¡que ayudaste tanto…!

¿Podí­a aparecer maya en tu cercaní­a?
¿Podí­a el dolor amargar a los hombres?
¿Hay debilidad que permití­as?
¿Se podí­a contigo, olvidar el Nombre?

¡Ah, los devas codiciaron tu danda!
Cuando llevaste tu prédica de aquí­ a allí­,
Con Gurudev Paramadveti conquistaban,
Postraron sus cabezas, en Navadvip…

Persiguieron el zig zag de Krsna,
Oculto en los senderos de Vrndavan,
Llegaste hasta Su esencia misma,
Y humilde y generoso, la regalabas…

¡Oh, sannyasi! ¡oh, Guru! ¡oh, hermano!
Te llevó El Ladrón a ti, el más deseado,
Nos dejaste unas sonrisas y pensares,
¡Nos quedó tu presencia en los altares…!

Hoy es tu dí­a de todos los dí­as,
Y bendición será vivir en tu recuerdo,
Bendición si puedo yo encontrar tu vida,
Y servir contigo cuando muero…

Su Divina Gracia Srila Bhakti Bhimal Harijan Swami Maharaj ki jay,
A tus pies se postra en este dí­a, éste, tu pobre hermano,
dasanudas,

Atulananda das
Gracias por este honor.