Canto a los poseedores de la Verdad

Canto a los poseedores de la Verdad

Encontré que quienes poseían la Verdad tenían sus caras pintadas
Con sus pies desnudos veneraban la tierra
Andaban amando, andaban cantando
Tocaban quenas, tambores y flautas
Y danzaban
No tenían fama, no tenían dinero
No buscaban poder, no tenían engaño
No lloraban, no se lamentaban
No estaban insatisfechos
Tenían sus tradiciones, respetaban sus abuelos
Tenían sus cantos y sus danzas sagradas
Tenían sus altares eternos
No creían, no dudaban, no temían,
Sabían la Verdad
La veían a cada paso
Con ella despertaban y cobijaban sus sueños
Con ella trabajaban y a ella se ofrecían
La respiraban, la sentían, los cobijaba,
Los regía
Cuando encontré a los poseedores de la Verdad
Vi que la transmitían con amor
Que se entregaban a la pureza
Vi que amaban y que servían
Vi que adoraban
Que consagraban siempre sus vidas
Los vi austeros, los vi fuertes, los vi renunciados y puros
Los vi amigos de todos
Respetando todo, amando todo
Y que no eran altivos
Vi que eran generosos, amplios, comprensivos
Eran hospitalarios,
De brazos abiertos, de puertas abiertas,
De corazones solidarios
Vi que eran pocos, que eran reducidos,
Que eran ridiculizados y perseguidos
Pero los vi perseverantes y valientes
Marchando con sus convicciones de fuego
Los vi enfrentando injusticias
Pisoteados por un poder ciego
Cuando los encontré, dejó la Verdad de ser utopía
Cuando los encontré, vi mis anhelos cumplidos
Cuando los encontré, le di el sí a mi rebeldía
Cuando los encontré, encontré la razón de mi vida
Encontré los paraísos,
Encontré los ideales de quienes no están dormidos
Cuando los encontré,  encontré a los Budas y a los Cristos
Encontré a las Teresas, encontré a Francisco
¡Ah! Encontré a los chamanes santos que esperan amando
¡Encontré a mis vaisnavas queridos!
Encontré a estos sabios por aquí y por allí esparcidos
Atendiendo negocios
Cargando escobas
Cocinando, criando a sus niños
Hastiados del mundo
Ansiando seguir a los que se vencieron a sí mismos
Vi que esta sabiduría puede brotar como vertiente del corazón de los hombres
No la vi lejana
La vi cercana, la vi íntima,
La vi amiga
Ahí está la Verdad, está presente, está viva
Es amada, es servida
Está ayudando, dando respuestas,
Está fortaleciendo al hombre herido
Vi que la cuidaban con gran celo
Vi que querían eliminarla o cubrirla
La vi incomprendida por el ignorante
La vi esencial para el que sabía
Ahí está la Verdad todavía
Preservada por ignorados héroes
Te tiende sus brazos para formarte
A su guerra te invita
¡Para que renazcas deslumbrante de su fuego!

 

Este cuerpo Humano

Este cuerpo Humano.

Escucha hermano , muchas vidas cuesta
Un cuerpo humano , como en el que hoy te encuentras
millones ya pasaron , como pez, piedra, árbol.
Como planta , ave, bestia.
Todas esas vidas , fueron una agonía,
Sin krishna y por subsistencia,
Hoy el universo, premia tus esfuerzos,
Te ha dado este cuerpo.
Es para algo superior, para tu perfección,
Canta el nombre para ello,
Sirve al supremo, busca sólo lo eterno,
Alcanza el divino amor.
Un barco es tu cuerpo, los vedas son el viento,
El capitán el gurú o maestro,
Cruza el mar del sufrir, muere para vivir
Nuestra esencia llama a esto.
Tienes la riqueza, para alcanzar la meta
No hacerlo es ser avaro.
Usa este regalo, de tu cuerpo humano
Cumple el fin de tu existencia.

Vaca

Vaca

A mi madre vaca,
La matan unos asesinos
Le sacan la leche, entre,
Los clamores de su niño
Se llenan con mi vaca,
De plata los bolsillos
Se ufanan, la malgastan
Tienen su gran poderío
Si la madre es masacrada
¿De qué alegría me hablas?
Un progreso de pantalla
Nuestra vida ya es batalla
Sangre, sangre, corre la sangre,
Moja el dinero que guardas
economía de cobardes
De bestias ya sin alma
Matas, matas más que el tigre,
Más que la hiena y el vampiro
A la que mejor te sirve
A la que nutrió a tus niños
Matas, matas y con ella,
A los indios de la selva
Al pulmón que nos sustenta
Tu engaño es miseria
Matas, matas más olvidas
Que se cobra cada gota
Se paga vida con vida
Ya verás lo que te toca
Amigos, hermanos, padres,
Es lo que tus dientes mastican
Ya comerán tu carne
Los que hoy sacrificas
Hagamos que el mundo ame
Que se abracen todos los seres
Al hombre esto le atañe
No tenemos otros deberes

 

Anduve por el norte

Anduve por el norte

Donde las salitreras vacías
Recuerdo implacable
De lo que continúa

Los socavones abandonados,

Los ríos secos
Los indios muertos
El polvo que enceguece
El viento que cala
Los nuevos tratados,
Los nuevos jefes
Sembrando desiertos
Matando al que canta,
Matando al que grita
Matando a Salvador
Al que no se vende
Los buscaban y los torturaban
A los que deseaban voz
A los que nos deseaban soberanía
A los que yacen desaparecidos
Veo los ríos muertos,
Todo triste, todo desierto
Todo anunciado,
Todo previsto
Los socavones vacíos,
Los pueblos solitarios
Los obreros desempleados
La pobreza no se fue
Se estableció para siempre
Era sabido, fue anunciado
Nos enviciaron, nos aburguesaron
Nos asustaron
Sí, te enviciaron de comodidad
Y te volvieron un temeroso asno
Y un mendigo del amor humano
Y un mendigo de la política y de la ciencia
De una ciencia hueca
De una filosofía charlatana
Acostumbrado ya a vivir sin destino
A vivir sin razón
A vivir sólo por temor a morir
Y pasan tus días
Donde vas contando tus angustias
Tu andar oscuro, apagado, quejumbroso
El paso de un hombre quebrado
Ya no hay canto, ya no hay danza
Ya no hay quena ni tambor
Ya no hay futuro porque mataron tu alma
Porque se la vendiste a las empresas
Se la vendiste a la idiotez y a la moda
Porque no la pudiste rescatar del fraude establecido
Así murió tu alma
En los casinos, en las fiestas, compartiendo con tus amigos
Así murió tu alma
Así te fuiste a otro entierro
Así te dormiste con el frío
Así te quedaste nuevamente en silencio
Y te vinieron a buscar las rapiñas
Las que venían por uno en vida
No descansaron después de la muerte
¿Para qué seguir aquí?
¿Por qué no crecer con la flor?
¿Por qué no llenarse de perfume y de altura?
¿Por qué vivir en las cloacas oscuras de los deseos?
¿Por qué no morir? ¿Por qué no vivir?
¿Por qué temer?
¿Por qué no avanzar en la gran aventura de la vida?
¿Por qué no encontrarse con el verdadero destino?
¿Por qué seguir al ciego? ¿Por qué dejar a los dioses?
¿Por qué dejarlos?
¿Por qué dejar a los dioses, a los sabios, a los santos,
A los amantes de la Tierra y de lo sencillo?
¿Por qué dejarlos? ¿Por qué alejarse?
¿Qué has ganado?
Marchamos a un nuevo entierro,
A un nuevo infierno creado por nosotros mismos
¿Para qué?
¿Por qué no cantar? ¿Por qué no danzar?
¿Por qué no unirse al que quiere volverse de hierro?
¿Por qué no trabajar? ¿Por qué no luchar?
¿Por qué no aprender? ¿Por qué no crecer?
¿Por qué no ser amigo?
¿Por qué, por qué no?
¿Quién te ató como un animal?
¿Quién te negó la libertad y la luz?
¿Quién no te deja ser?
¿Quién te mata? ¿Quién te castra?
¿Quién te elimina?
¿Por qué no creces con los que se negaron?
¿Por qué no tomas el arma del yoga?
¿Por qué no subes al carro donde el Supremo es auriga?
¿Por qué no vives? ¿Por qué no te preguntas?
¿Por qué no moras con los elevados en continua lucha?
¡Sí hermano querido, hermana querida!
Levantémonos con el grito del llamado divino
Levantémonos para vivir de pie y con el oído atento
Sedientos de Verdad y de servicio
Sedientos de humildad armoniosa
De amistad con todo lo habido
Rearmemos los caminos
Busquemos los abuelos
¡Y alcémonos con lo eterno!
——————————————————————————
Ministro del interior: Rafael Sotomayor ordena restringir las libertades de reunión e impedir la llegada de más huelguistas.
Intendente: Carlos Eastman, restringe libertad de tránsito y ordena a los huelguistas abandonar Iquique.
El 21 de Diciembre de 1907 el general Roberto Silva Renard ordena disparar contra la multitud.
Presidente: Pedro Montt
3600 muertos.