Conferencias

Relaciónate con lo eterno

0 52

Los deberes básicos, tan básicos como lavarse los dientes, como lavarse la ropa, no son deberes superiores. Mantener una familia no es un deber superior, es un deber básico. Por supuesto que si uno no cumple ese deber básico, menos podrá pensar en cumplir con un deber superior; pero por cumplir un deber inferior uno no se salva, sino que sigue en el mundo del karma. No trasciende, uno queda como un buen ciudadano y nada más.

Así, ¿qué premio tan grande vas a recibir por ser un buen ciudadano? Posiblemente una plaquita bonita en la tumba, pero nadie va a saber que es tuya realmente, ni nadie sabrá dónde te estás yendo. Por ello nuestra preocupación debe ser trascendental, debemos preocuparnos más por trascender.

Unos dicen que debemos vivir el presente, pero debemos vivirlo con relación al futuro, hacia donde te quieres proyectar. Porque la vida humana es tan valiosa, que a pesar de ser temporal, te conduce a lo eterno.

Si en esta vida humana, pudiendo conseguir lo eterno procuras lo temporal, sigues haciendo un mal uso de ella, lo que es de lamentar. Esto es lo que nos dicen los Vedas y todas las escrituras en general. Estas nos invitan a que tratemos de concebir lo eterno, porque los animales no pueden hacerlo. Ellos son iguales que nosotros, pasan frío, hambre, calor y trabajan, pero no pueden conseguir nada eterno, nosotros, en cambio, sí.

Este es el amoroso llamado de los Vedas: “Ahora consigue lo eterno”. Con gran facilidad puedes hacerlo. Busca lo trascendental. Este es el propósito de nuestra vida, relacionarnos con sat. Sat significa lo eterno.

La idea general de todo este proceso de la Conciencia de Krishna es dar una verdadera solución a nuestro problema existencial. No solo algunas cositas livianas, sino que queremos sanar la enfermedad crónica del nacimiento y la muerte. Esta enfermedad puede ser atendida y puede ser curada. A veces una persona tiene una enfermedad terminal y no puede ser curada, y bueno, ella tendrá que seguir con su vida, pero si encuentran una medicina para resolver su problema, sin duda tomará ese remedio. Esa es nuestra propuesta, y por ello seguimos los Vedas.

En ellos Dios te dice: “Te llevaré de la oscuridad a la luz, de la muerte a la inmortalidad”.¿Queremos en realidad eso? ¿Sí o no? ¿Queremos seguir muriendo o ir al mundo de la inmortalidad? ¿Queremos seguir en el mundo de los materialistas, de los científicos? ¿Cómo se puede tolerar una vida sin rumbo, sin orientación? Es como correr de aquí para allá como si no existiese nada profundo. Como si no existiese la trascendencia, como si todo este universo tan perfectamente ordenado no tuviese ningún propósito. Esto es absurdo.

Y tú mismo, que eres una persona con capacidades, con tantas cualidades, con tantas potencialidades, ¿cómo vas a tener una existencia sin propósito? Para que seas un simple televidente, un tomador de cerveza, un fumador, una persona frustrada y alienada. ¿Ese es el propósito de la creación? Pues no, hemos sido creados para el éxtasis, para la buena fortuna, para la felicidad y para la sabiduría. Porque todo es sabio, hasta una gota de agua te enseña, las células, el átomo te enseña.

Entonces, ¿cómo nosotros vamos a ser creados para una vida ignorante? No. Porque todo lo que nos rodea nos enseña, es un hecho que no podemos vivir una vida de ignorancia. No es ese nuestro fin. Pero nos hemos vuelto flojos. No queremos aprender, solo deseamos pasarlo bien, sin darnos cuenta que con el paso de los días uno se envejece.

La verdad existe, y el proceso para alcanzar la verdad también existe. El camino que recorrieron los grandes sabios, los grandes santos, ese es el camino que tienes que recorrer. Así de simple. ¿Para qué sigues el camino de personas que están interesadas en adquisiciones materiales, si tú ves que no llegan a nada? ¿Para qué? ¿Quién se interna en el desierto para morir?

Entonces queridos amigos, a pesar de que nos mostramos de una manera muy sencilla y muy simple, pues sólo cantamos, bailamos y les pedimos cosas muy simples, como que sean sanos y no tomen coca cola, a pesar de estas cosas tan simples, nuestro propósito real es darles lo más profundo, porque por la gracia de nuestro maestro espiritual podemos saber quien es el Ser Supremo. Gracias a Gurudeva sabemos qué tenemos que hacer para alcanzar la perfección. Esto ha sido distribuido, ha sido regalado generosamente por él, como los frutos de un árbol, que los da tan generosamente que uno sólo tiene que tomarlos.

De este modo, nosotros estamos entregando los frutos del conocimiento védico. Vedas son el cuerpo del conocimiento, para que vayas en forma directa donde él, sin pérdida de energía y de tiempo.

¿De qué sirven tantos años de sufrimiento para volver a nacer? Por eso los sabios, nuestros mejores amigos, nos están diciendo que nos vayamos de este mundo: “No perteneces a este mundo. Tú no perteneces a este mundo. Ve al mundo de la luz”. “Pero es mucho sacrificio”, dice la gente. Pero nosotros les decimos: “La vida que llevas, esa es vida de sacrificio, o más bien, de suplicio”.

Porque es una vida de continua ansiedad, de continua competencia, frialdad, frivolidad y barbaridad. Como dice Gurudeva Paramadvaiti: “La vida espiritual es difícil, pero la vida material es insoportable”. Porque te están engañando. Porque te dicen: “Mañana tendrás seguridad, cuando compres esta casa, cuando pagues el seguro, cuando te jubiles”.

Esa es la realidad queridos amigos. Es lo que todo el mundo está viviendo, porque no tomamos este conocimiento maravilloso, sustancial.

Así, este es un proceso muy simple, hasta un niño lo puede practicar. Y no creas que es inefectivo. Se dice que aunque no sepas nada, canta, y serás beneficiado; porque esto es como tomar una medicina, si estás enfermo y tomas la medicina, te curas. No necesitas aprender medicina, no necesitas saber cómo funciona. El médico te dice que te tomes esto porque sabe, y tú lo haces. Así, las personas santas, los sabios, nos dicen: “Toma este canto por favor”.

Entonces, experiméntalo. No estamos pidiendo fe ciega, no estamos dogmatizando, estamos diciendo que vivan la experiencia de este canto y traten de comprender este respaldo filosófico y esta lógica que tiene.

Así, hace quinientos años atrás vino el gran Avatar Dorado del amor divino, Sri Caitanya Mahaprabhu. El resumió Su enseñanza en ocho estrofas llamadas Siksastaka, que están centradas justamente en el canto del santo nombre. Y este texto que ahora leemos nos dice que esta fe no es ciega. No es un credo dogmático, sino que es una fe iluminada. Es una iluminación que viene de la revelación divina.

Por ejemplo, a la escritura se le llama “palabra revelada”. ¿Qué significa esto? Que es una verdad que jamás podrías haberla descubierto por ti mismo. Es algo que Krishna mismo te lo hace saber, y te explica la lógica y el poder que hay detrás de eso.

Si yo quiero llamarte, si yo quiero que te acerques, yo llamo tu nombre y automáticamnte vas a venir, porque el nombre es tan poderoso. Incluso a un perrito le pones un nombre y éste sabe que tiene que venir. Entonces, si tú puedes conocer el nombre del Supremo y lo pronuncias, El va a venir, porque El mismo ha puesto este poder en el nombre.

Cuando al Ser Supremo lo llamas por Su nombre, El queda impresionado y se interesa por ti. El nombre es muy efectivo y esas son grandes revelaciones. Jesucristo dijo: “Santificado sea Tu nombre”. Esa es una orden que está dando Jesucristo. Los nombres son Krishna, Govinda, Hari, y otros como Alá, Jehová. Canta Su nombre. Tenemos que tomar conciencia de esto, queridos amigos.

La gente ahora habla de regresiones, pero sólo se interesan por sus vidas pasadas, y entonces yo pregunto: ¿Porqué no preocuparse por las vidas futuras? ¿Para qué saber tanto de vidas pasadas?, con esta vida ya tengo suficiente. Más bien debemos desear salir de aquí, eso es lo que dicen los grandes sabios y grandes trascendentalistas.

Los sabios dicen: “¿Para qué tratas de ser feliz aquí, si aquí no lo serás? Si los sabios lo dicen así, es porque así debe ser.

Mientras estés aquí y tengas conciencia material y creas que eres el cuerpo, estarás mal, y no te extrañe si tu ansiedad continúa. Tienes que entender que eres alma, que eres una chispa divina que debe relacionarse amorosamente con el Supremo. Oh chispa divina, ven a unirte amorosamente con el Supremo. Estás en el ciclo del nacimiento y la muerte, despierta, esta es la realidad, no estoy exagerando, es científico.

El señor Buda de inmediato entendió este mundo. Vio a un anciano, a un muerto, y dijo: “Yo me voy de aquí”. Y él renunció a un reino, a un reino de miseria, a un reino de sufrimiento. Esos son los budas. Los sabios, los iluminados, piensan de esa manera, y tú piensas de la misma manera cuando te lo recuerdan, pero cuando sales de aquí, te olvidas. Porque maya se encarga de que nos olvidemos. Maya, la ilusión de este mundo, que lamentablemente son nuestros amigos, nuestros familiares y parientes, te cubren de nuevo.

Dicen que una vez Jesucristo estaba predicando y lo interrumpieron para decirle: “Señor, tu madre y tus hermanos te esperan”. El dijo: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Los que escuchan, los que siguen la voluntad del Supremo, ellos son mi madre y mis hermanos, ellos son mi familia. Si alguien viene a interrumpir, estos no son mi familia”.

Esta sabiduría es positiva y podemos obtener pleno beneficio, por ello, por favor, toma esta Conciencia de Krishna y verás que esto no es tan raro sino lo real, es abrir los ojos; como muchas veces los hemos querido abrir pero no hemos sabido hacerlo, o no hemos querido seguir adelante, porque temimos que si seguíamos con los ojos abiertos, nos quedaríamos solos.

La llama de esta sabiduría muchas veces trata de encenderse dentro de nosotros, pero vuelve a apagarse, pues volvemos a ver telenovelas y otras cosas mundanas, por ello debemos cuidarnos mucho, para que el mundo no nos robe estos momentos de iluminación.

Así que bueno, este es el proceso del bhakti yoga, del yoga de la devoción. Es la cumbre de todo yoga porque te vincula directamente con el Supremo. Por muchas deficiencias que tengamos, no importa. De inmediato nos podemos conectar con el Supremo ¿Cómo? Canta Hare Krishna, lee el Bhagavad Gita, y te darás cuenta que puedes entender todo esto. Puedes entender que no eres el cuerpo, esto tienes que entender, no tienes que entender otras cosas.

¿En qué escritura se dice que hay que ir a la luna o a Marte? Es una idea esquizofrénica. Claro, se muestran como grandes científicos, pero esto es una pura enfermedad mental, porque no están estudiando lo que deben estudiar: no soy el cuerpo, soy el alma, debo relacionarme con lo divino. Así empezarás a entender todo. Esto significa conocer el universo.

Es sorprendente notar cómo todos los pueblos originarios de antes tenían mucha más sabiduría que la que tenemos ahora. Los mapuches, los indígenas que vivieron en estas tierras, eran muchos más sabios de lo que somos nosotros. Ahora casi no hay sabios. Prácticamente sólo hay personas que son menos malas que otras, esto es una barbaridad.

Así es este mundo, no quiere tomar la luz del Supremo, pero nosotros los invitamos a tomar la luz que está en los Vedas. La sabiduría es nuestro deber, ni siquiera es un lujo, porque si no avanzas hacia ella, no estás cumpliendo con tu tarea. Esta es una tarea, es una orden del universo. Sufrimos por no tener sabiduría, sufrimos solamente por ignorancia, la naturaleza te castiga. Pecado no es una palabra religiosa, es una palabra natural, de la ley natural.

El que peca viola la ley natural y la religión es la ciencia que respeta la ley natural. El verdadero religioso no daña la capa de ozono, jamás apoya matar una vaca. El religioso tiene sabiduría, no puede hacer sufrir a los demás. Pero cerramos los ojos y queremos disfrutar con los ojos cerrados, sin pensar, sin ver de qué modo preparamos nuestro futuro sufrimiento.

Jay mis queridos amigos, muchas gracias.