Conferencias

En el alma no existe la dualidad

0 62

Necesitamos conocimiento práctico. Queremos conocimiento real, que es para siempre, que agrada y que reconforta siempre, pues en realidad, el mejor refugio es la sabiduría. Si no buscas refugio en la sabiduría, lo estarás buscando en la ilusión, y si lo buscas en la ilusión, encontrarás la decepción.

Si te refugias en la ilusión el resultado será la decepción, es una experiencia científica de cada uno de nosotros, y estamos comprobando esto en lo que observamos.

Debemos luchar por la iluminación, por la perfección, por el éxtasis superior, por el bien. Ahora estamos luchando por comer, pero esto lo hace cualquier animal, cada animal trabaja muy duro para llenarse el estómago.

Entonces la idea es que todos tenemos que apoyarnos para avanzar hacia la verdad, esa es la idea de la sociedad, y no reunirnos para perjudicarnos.

Todos somos conscientes del desastre, pero muchos no luchan porque ellos mismos son parte del desastre.

En esta sociedad uno paga para que otros se perfeccionen, para que otros me agraden. Pero si yo quiero estar satisfecho y feliz, yo debo avanzar hacia la perfección, pues mi propio sufrimiento me pide avanzar hacia ella.

Si en mi vida me encuentro rodeado de seres imperfectos, pero encuentro a uno perfecto y lo sigo, mi vida se perfeccionará. Sadhu sanga. Si puedes asociarte sólo por un segundo con una de estas personas perfectas, ya podrás alcanzar la perfección. Y, ¿Qué significa perfección? Significa que nada de este mundo podrá afectarte.

Hay personas que han alcanzado la trascendencia, que se han vuelto indiferentes al frío y al calor, a la ganancia y a la pérdida, a la vida y a la muerte; son completamente indiferentes. Existe ese grado de conciencia, cuando conoces tu alma, cuando conoces tu ser. Esto es trascendental, esto es superior, no puede ser tocado por este mundo. Es como el loto que está sobre el agua, Krishna lo está diciendo, tenemos que ayudarnos, no ahogarnos entre nosotros.

Nosotros somos seres trascendentales, y cuando tenemos un contacto con lo espiritual, ahí estamos en nuestro verdadero medio natural. Cuando nuestro espíritu se encuentra con esta agua del Bhagavad Gita, nuestro espíritu comienza realmente a respirar. Nos llenamos de oxígeno, de conocimiento. Sentimos que empezamos a vivir y algo más peligroso todavía: que empezamos a ser.

Si cada uno de nosotros fuese como realmente tendríamos que ser, todo este falso sistema económico se vendría abajo.

En esta era de Kali el conocimiento espiritual no es valorado, a la gente le gusta la ignorancia. En esta era de Kali nacen sudras quienes están atraídos por los placeres de la vida sexual y por el materialismo.

En esta sociedad se permite todo para fomentar la vida sexual: el divorcio, los abortos , la pornografía, la publicidad, etc.

Krishna habla en este verso del Srimad Bhagavatam acerca del Jñana yoga: “Cualquier dualidad que parezca aplicable al ser, es solamente una manifestación de la mente. No existe una base real para esa dualidad, a excepción del hecho de que ha sido imaginada por el alma”.

Krishna está diciendo que cualquier tipo de dualidad que estés experimentando es ilusión. Si piensas que estás ganando, es ilusión; que estás perdiendo, es ilusión. Todo es ilusión. Existe una sola realidad, un solo estado real que es el éxtasis, la bienaventuranza, el amor. Cuando alcances esa realidad, cuando percibas esa realidad, vas a declarar que todo es amor divino.

Nosotros estamos felices y estamos tristes. Le tememos mucho al fracaso; pero cuando nos va bien, nos aplaudimos; y cuando nos va mal, maldecimos a Dios. Así estamos bastante mal. Pero aquí está la posibilidad de corregir esta anomalía, el principio sano de corrección.
Cualquier dualidad que parezca que está afectando a tu ser, es ilusión.

Eso afecta tu cuerpo, pero tú no eres el cuerpo, ni la mente, tú eres el alma. Un ejemplo muy bueno es que la luna se refleja en el agua, si tú tiras una piedrecilla a esa agua, la imagen de la luna en el reflejo va a cambiar, pero la luna seguirá igual.

Maya es un espejo incontrolable, eso es lo que explican los Vedas. Estás mirando el reflejo que está afuera, donde no está lo real. Adentro está esa luz con la que podrás ver todo perfecto, la luz del conocimiento o jnana. Pero con la luz exterior, todo parece imperfecto.

Krishna está en tu alma, lo que sufre y muere es el cuerpo.
Cuando decimos que no eres este cuerpo, lo entiendes y no lo entiendes. Cuando decimos que no vas a morir, lo entiendes y no lo entiendes. Pero cuando comienzas a aceptarlo y a vivirlo, ya estás entendiendo. Entonces, profundiza más. Pero, ¿cómo puedo hacerlo? Lee estos libros, canta las glorias de Dios, conversa sobre Dios.

Esta ilusión, maya, se impone sobre nosotros. No dejes que se imponga sobre ti. Maya, ¿de qué manera se impone?, al mostrarnos la dualidad. Por ello, que no te afecte ni la prosperidad ni la adversidad, pero mantente siempre feliz, pero no porque te esté yendo bien, ni por la tecnología, ni por la economía, sino que te va bien porque eres un alma espiritual, eres amado por el Supremo, eso es lo real.

Eres amado por Dios, por el mundo espiritual, todos los sabios te aman, y los ignorantes te ignoran. Los ignorantes, si tienes suerte, te ignoran, pero si no tienes suerte, se aprovecharán de ti. Estarán viendo qué pueden sacar de ti.

Nuestra propuesta es que te acerques a los sabios porque ellos te iluminarán, no dejarán que te arrastres por la dualidad. Ellos están siempre satisfechos, ya sea en lo bueno o en lo malo.

Todo lo que nos está sucediendo es para que nos aburramos de esta película, porque todo es dual. Si te va bien después te va mal, de esa manera uno siempre está insatisfecho, pero si uno aprendiera realmente esta ciencia, se situaría en la realidad del alma.

¿Qué le puede hacer el reflejo a la luna? Si se refleja en un lago y tiras una piedra, ¿qué le hará a la luna? Sufrirás si estás apegado a ese reflejo.

No hay dualidad en el alma. Todo aquello que nosotros percibimos como separado del Señor, no lo está.
El que tiene visión de lo real ve todo relacionado con el Supremo. Todo es un aprendizaje, cada ser está aprendiendo en su vida. No temas al dolor. Benditos sean los sufrimientos. Benditas sean las adversidades, porque te ayudan a crecer y a aprender.

Vayas a donde vayas y te encuentres con quien te encuentres, la única perfección está en el espíritu, está en ti mismo, en tu relación con el Supremo. Si no buscas al supremo, ¿cómo vas a tener algo supremo?. Si buscas algo mediocre, encontrarás algo mediocre. Prabhupada decía: “No deben extrañarse si vienen pocas personas. Porque, ¿cuántas personas quieren comprar diamantes, cuántas?
Para tener algo superior tienes que vivir algo superior.

Tú eres el artífice de tu espíritu. Tú decides dónde deseas ir. O buscas lo superior, o sigues en lo inferior. Estamos en una situación muy mediocre, ¿por qué? Porque vas a morir. Entonces despierta. Bendita es la vejez porque muestra la realidad de este mundo.

Todas las personas santas, de todas las religiones, nos dicen: “No te perturbes, no te desesperes. Todo está bien. Todo está en manos del Señor”.

Nosotros, en el fondo, amamos la sabiduría. Tratamos de preservar la sabiduría, pero tratamos de preservarla tal como a los libros de la biblioteca, sin abrirlos. Entonces nos engañamos a nosotros mismos. Nos traicionamos a nosotros mismos. Porque no seguimos lo que amamos, seguimos lo que nos imponen.

En la forma humana de vida nosotros elegimos si queremos seguir siendo esclavos de esta naturaleza material, o si queremos liberarnos. Avancemos hacia Krishna, hacia el mundo del éxtasis.

Muchas gracias.